Procedente de una granja familiar de tercera generación en el Valle de San Joaquín, esta harina de almendras finamente molida es perfecta para hornear, dragar pollo o pescado, en batidos como una alternativa proteica o incluso puede hacer su propia leche de almendras.